Una historia de amor (con Filipinas)

Cuando te enamoras, cuando perdura la magia, todo se ve de color de rosa. Mi relación con Filipinas comenzó como un flechazo a primera vista, cuando salí de Manila por primera vez y me senté a contemplar aquel exuberante paisaje en la península de Bataan sobre una tabla de surf la cabeza me hizo clic. No deseaba estar en otro lugar, sabía que mi cuerpo pertenecía allí.

El año continuó. Conocí muchos lugares, muchas veces corriendo. Fui turista por Bohol, Siquijor, Camiguín… El Nido y las terrazas de arroz de Batad me cortociruitaron y la pasión se encendió aún más. Viví Makati, soñé con palabras en tagalog, me aficioné al pan de sal, al pecho y al leche flan.

Pecho en Manila

Pero un día me tuve que ir. Y lo nuestro fue un coitus interruptus, nunca pude despedirme de ella. Nuestros sentimientos seguían siendo los mismos, la pasión estaba en su punto álgido pero ninguno tuvo la culpa, no pudo ser en ese momento y, tristemente, se acabó.

Volver a encontrarse con un amor pasado después de cinco años siempre es raro. ¿Habrá cambiado? ¿Estará más guapo? ¿Cómo nos saludaremos? ¿Volverá la magia?

Niños Filipinas

De nuevo, aterricé en Manila sin pensarlo mucho, parece que cuando algo requiere de darle muchas vueltas simplemente no se las doy. Un día decidí bucear, pensé que me daría miedo y cuando me tiré al mar por primera vez ni siquiera pensé en el pavor que me daba. Lo hice, respiré, comencé a alucinar y cuando salí del agua apareció una suerte de resaca adrenalínica.

Banco de sardinas de Moalboal

De pronto me encontré caminando por las mismas calles en la que surgió nuestro amor, yendo a ese restaurante cutre, contemplando el edificio en el que pasé tantas horas y entrando en las mismas tiendas de conveniencia que me salvaban la vida. Nada había cambiado, ella seguía igual, ¿y yo? ¿La querría de la misma manera? ¿Podría quererla aún más o, tras tantas experiencias en este tiempo, seríamos dos extraños?

Salí con la mochila llena de pavor. Ahora nos querríamos de forma diferente, en solitario, despacito, de una forma más madura y no como dos adolescentes. Ahora os ibais a conocer bien: desde ese momento ibas a experimentar aquellos fondos marinos con los que ella te seducía; verías los arrozales desde buses sin aire acondicionado donde te regalarían miles de sonrisas; te hincharías a comer en las carinderias de las que ella te hablaba y que tú no probabas; los niños más bonitos del mundo gritarían tu nombre al verte entrar en las aguas más turquesas.

Playas Filipinas

Ya se ha cumplido un mes desde el inicio de nuestro nuevo amor. Este blog se convierte, por derecho (y porque me da la gana), en una continua carta de amor a ti, a mi país más querido, Filipinas.

Playas Filipinas

Anuncios

22 Respuestas a “Una historia de amor (con Filipinas)

  1. Jajajajajj ¡Qué bueno Claudia! Acabas de romper el mito que dice que las segundas partes no son buenas…¡Pero en los viajes yo creo que una segunda y tercera parte siempre serán positivas! Espero algún día que a Filipinas te sea infiel conmigo ¡Un besazo guapa!

    Me gusta

  2. ¡Qué bueno Claudia! Jajajajajj Acabas de romper el mito sobre “las segundas partes”. En los viajes creo que pueden existir infinidad y nunca cansarnos….¡Espero algún día que Filipinas te sea infiel conmigo! 😛 Besazo!!

    Me gusta

  3. Que bonita historia de amor, así es la vida, ver el amor, la relación estimulante entre cualquier cosa y lo que nos hace sentir. Y como la real regla del amor, aceptarla como es, hasta con sus defectos, por eso la amas…
    Eres afortunada Claudia, y valiente, pero no sólo por ser una viajera…sino por airear tus emociones. Ánimo!, y un abrazo desde Barcelona…por ahora. 🙂

    Me gusta

  4. Pingback: Yo me quedo en Malapascua | Solo ida·

  5. Pingback: Un buen día en Puerto Princesa | Solo ida·

  6. Bonita historia de amor :). En un par de semanas andaré por ahí, y también espero enamorarme de paisajes y gentes. La verdad es que en mi caso perdí la oportunidad de ir a Filipinas durante mi viaje vuelta al mundo y por diversas razones se ha hecho esperar. Tengo muchas ganas y estoy seguro que será la primera visita de muchas. Por otro lado me fascina la herencia española, dede las aventuras de Elcano hasta los soldados de los últimos de Filipinas.

    Me gusta

  7. Pingback: Las islas de Adán y Eva, Islas de Gigantes | Solo ida·

  8. Pingback: Las aguas de Balicasag | Solo ida·

  9. Me encantan todos tus posts sobre Filipinas, vivo aqui y no puedo estar mas de acuerdo contigo, es el paraiso desconocido del mundo.
    Cuando alguien me pregunta, siempre le digo que mi lugar favorito en el mundo es El Nido, y cuando lo he leido en tu post no podia creermelo jaja. Es realmente increible el paisaje, la paz y lo que se respira al norte de Palawan…
    Un saludo

    Me gusta

    • ¡Filipino! Muchas gracias por escribirme 😀
      Soy fiel defensora de Filipinas y no entiendo cómo todavía no está explotada como debería (aunque egoístamente no quiero que eso ocurra…). Me alegro de que coincidas conmigo pero… ¿sabes que he descubierto un nuevo paraíso? No lo digo muy alto todavía pero se llama Siargao, ¿has estado?
      Un abrazo,
      Claudia

      Me gusta

Veeeeenga, coméntame, ¡que me hace ilusión!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s