Viaje de vida

Me desperté, no eran ni las cinco y media cuando se recolocó el hábito que le había servido de cortina, abrió los pestillos del vagón y se marchó caminando por una estación en el medio de la nada. Salí a ver qué pasaba y después de un intercambio de sonrisas risueño y somnoliento a la vez, volví a intentar dormirme de nuevo.

Aún quedaban más de seis horas para llegar a Bagan, Jairo dormía en la cama de arriba despreocupado y el aire fresco de estas horas daba ganas de acurrucarse con la sábana pero ahí estaba ya ella, la luz de la mañana. El amanecer se colaba por las rendijas de la persiana, esa que escondía el paisaje verde de la época de lluvias en esta zona del mundo. La bruma sobre los arrozales aún hacía descansar a los búfalos que todavía no se habían enterado que hoy un nuevo día nos sonreía a todos.

Monje tren Myanmar

¿Quién soy? ¿Qué soy? Unos días me levanto poderosa, orgullosa, 100% firme y convencida del sentido de todo esto; otros, en cambio, me asaltan las dudas mientras veo la vida de otros en la distancia. Hace unos días mi mundo se tambaleó de una manera brutal, podría haber sido fácil por estar en mismísimo Anillo de Fuego del Pacífico pero el epicentro estaba en España. Venía con el corazón tocado y él, que no era persona pero todos hasta él sabíamos que sí, se ha llevado una parte conmigo para siempre.

Quise volver, quise también no hacerlo nunca, lloré hasta que se me secaron las lágrimas, recibí unos abrazos por los que di mil gracias al señor Destino y ahora soy capaz de sonreír pensando en lo maravilloso que fue haber compartido el mundo contigo, hermano.

Volcán Berastagi Sumatra

Ser la gran ausente para algunos o, más importante, sentir que debía estar ahí es, junto al sentirme perdida,  mi talón de Aquiles en este viaje.

A veces me releo, me examino, pienso si sigo siendo fiel a mí misma, si esto al fin y al cabo tiene un sentido más allá que el puramente hedonista pero, sobre todo, si es temporal o permanente. Porque ha pasado más de un año, porque sigo teniendo nervios cuando llego a un sitio nuevo y porque continúo rellenando mis necesidades básicas pero he llegado a un estado de calma, de rutina de viaje que en ocasiones me asusta. Veo que es posible, que tengo emociones como las que vivía en Madrid aumentadas por mil, que tengo preocupaciones similares aunque no esté encerrada mirando a la Torre Picasso, que, al fin y al cabo, “esto” una vida. ¿Me habré convertido yo también en una nómada?

Shwedagon Pagoda YangonRetratos Myanmar
Yo hice el viaje pero el viaje me ha comido a mí, me ha cambiado, me ha enchufado adrenalina por todos los poros pero también me hace replantearme constantemente quién soy, qué soy, qué quiero.

La respuesta muda, tanto como las veces que rehago la mochila, y alguna vez (o no) espero adivinarla. Pero lo que tengo claro es que mi vida siempre será, de alguna manera, un viaje como este. Lleno de vida.

Detalles myanmar

Anuncios

26 Respuestas a “Viaje de vida

    • Mil gracias, David. Son las dos versiones, el querer aprovechar tu vida al máximo, cosa que a veces te lleva a estar lejos, y el querer aprovecharla con ellos. En cualquier caso, hay que buscar la felicidad y en ello estamos, ¿no?
      Un abrazaco y gracias por tu comentario

      Me gusta

  1. Hola Claudia,

    Siento mucho tu pérdida. Hace poco me paso algo parecido, esta vez en mandalay. Son instantes en los que la distancia pesa más, duele más, y es más visible. Pero el viaje (y la vida) continúan… Y lo mejor siempre está por llegar.

    Un abrazo y gracias por compartir este texto.
    Javi

    Me gusta

  2. Hola Claudia,

    Siento mucho tu pérdida. Hace poco me paso algo parecido, esta vez en mandalay. Son instantes en los que la distancia pesa más, duele más, y es más visible. Pero el viaje (y la vida) continúan… Y lo mejor siempre está por llegar.

    Un abrazo y gracias por compartir este texto.
    Javi

    Le gusta a 1 persona

  3. Hola mi vida.
    La vida, para los que se sienten vivos, es eso, un continua pregunta a la que debemos dar respuesta con nuestras acciones. Lo importante es que siempre te encuentres bien contigo misma, y una de las claves es ser consecuente con lo que haces frente a lo que piensas.
    Sabes que siempre estaremos pendientes de ti y dándote el apoyo que precises. Viéndote vivir y construir tu vida.
    Es verdad que se nos ha ido un puntal de la familia, alguien sobre el que giraban las alegrías y que siempre estaba ahí. Lo hemos disfrutado y querido como a pocos, y ahora que no está siempre nos quedarán sus maravillosos recuerdos.
    Espero que pronto podamos vernos, pero mientras tanto te mando todo mi amor a través de un cariñoso abrazo, que no por lejanos es menos cálido.
    Te quiero muchísimo.

    Me gusta

    • Hola papá,
      Aunque ya lo sabéis, muchas gracias por vuestro apoyo continuo.
      Él se fue pero lo que nos dejó no tiene precio y es para siempre.
      Ojalá sea así y podamos compartir algunas aventuras muy pronto.
      Yo también te quiero mucho

      Me gusta

  4. Hola Claudia, lo primero, lo siento por tu pérdida, no sé lo que se siente a la distancia pero sí en la cercanía, y es indescriptible.

    La verdad es que preparando mi próximo viaje, esto que cuentas es algo que me he planteado mil veces, porque pasa y es inevitable… Pero es bueno ver y leer a otras personas que no sólo sienten lo mismo sino que al vivirlo te lo cuentan y ves que no eres cobarde, que el miedo es normal y que no hay que dejar que nos paralice.

    Si viajar te llena, sigue viajando, y sigue contándonoslo 🙂

    Un abrazo!

    Le gusta a 1 persona

    • Hola Valentina,
      Muchísimas gracias por tu comentario.
      Viajar es precioso pero tiene su lado “difícil” y hay que saber aceptarlo y, por qué no, contarlo, así que me alegro de que te haya servido mi testimonio al menos un poquito.
      Así seguiré haciéndolo hasta que me llene 🙂
      Un gran abrazo

      Me gusta

  5. La vida se trata tan solo de esto. Decisiones. Y sobre ellas construimos el presente. ¿El futuro? No existe, de momento.
    Cada decisión conlleva dudas, pero, ¿qué seríamos sin ellas?. Son esas dudas las que una vez asumida la decisión debemos borrar para poder tomar limpiamente la siguiente.
    Hay además elementos sobrevenidos que nos alteran, pero que contribuyen a forjar la desión venidera.
    Entre todo ello, dudas, elementos sobrevenidos, y decisiones, lo que si debes de tener es la determinación de lo que quieres en cada momento. Ese es el elemento mágico que lo cohesiona todo.
    Y desde la distancia y con los colmillos arrastrando por el suelo (envida coshina :-)), admiro tu determinación por lo que estas haciendo.
    Como en el mundo de la moto se dice, lo importante no solo es el destino, hay que disfrutar cada minuto del camino, y eso creo que te está saliendo fantástico.

    Le gusta a 1 persona

    • Miles de gracias, Valentín.
      Como dices, esas alteraciones son parte de este viaje de vida y estoy segura de que en un tiempo me harán seguir aún más fuerte hacia delante.
      Un gran abrazo
      (Y pilla la moto en algún momento para un rincón de estos, te lo pasarías genial 😉 )

      Me gusta

  6. Gran post Claudia.
    Siento mucho tu perdida, no tiene que ser nada facil pasar por eso en la lejania, es muy normal que te sientas asi.
    Me he sentido identificada con muchas tus palabras, esas dudas y preguntas han pasado por mi cabeza mas de una vez.
    Un abrazo fuerte!

    Le gusta a 1 persona

    • Hola Mónica,
      Miles de gracias por tu comentario.
      No quería que el siguiente post que escribiese fuese un banal artículo sobre buceo. No me gusta “engañar” a los lectores y que piensen que todo esto es súper bonito. Viajar durante tanto tiempo y tan lejos tiene también sus momentos difíciles y me “alegro” de ver que no soy la única 🙂
      Un gran abrazo

      Me gusta

  7. Creo que lo que mas miedo me da de un viaje así es eso, estar tan lejos cuando pasan cosas en casa en las que te gustaría estar ahí, pero al final es parte del riesgo por vivir de este modo. Mucho animo y un abrazote bien fuerte en la distancia.

    Le gusta a 1 persona

  8. Vaya Claudia, esto si que ha sido una prueba de fuego. Lo siento mucho, se como te sientes, yo también he perdí a un ser muy querido. Admiro tu entereza al escoger tu camino. La pregunta existencial, que te haces nos aborda a muchos de nosotros, y las respuestas llegan no siempre cuando queremos…pero llegan. Como tu dices “pagamos todos un precio” por todo lo que escogemos en cada momento de nuestra vida. Si te sirve de algo en momentos así yo trato de buscarme adentro y escuchar bien mi intuición. Nadie sabe de su destino, el que te lo afirme miente, porque solo vivimos ahora y la rueda de la vida sigue y es en el dia a dia que encontramos nuestra vida, y como seres humanos libres tenemos la opción siempre de poder escoger SER, simplemente ser.
    Un abrazo, ánimo, ojalá nos conozcamos algún día.
    Montse.

    Me gusta

  9. Claudia! Viví una situación similar durante nuestro viaje y sí, bien cierto es que en aquel momento te cuestionas incluso lo incuestionable… pero no por el mero hecho de estar ahí, viviendo la vida, hay que calificarse como un hedonista, no importa que sea temporal o permanente, simplemente ahora estás cumpliendo la llamada de tu corazón, la que te mandó a dejarlo todo y emprender este viaje de solo ida, un viaje de placer, seguro que sí, pero a la vez de crecimiento personal. Está claro que no siempre será de color rosa y, por desgracia, estas ausencias formarán siempre parte de esta aventura! Si fuera un camino fácil, estoy convencida que no lo hubieras escogido!! Abrazo fuerte!!
    Txell

    Le gusta a 1 persona

  10. Claudia!
    Que bonita publicación, a pesar de su tristeza…
    Hay quien piensa que los que decidimos dar rienda suelta a nuestro espiritu nómada somos mas desapegados o no necesitamos tanto del cariño de los nuestros. No saben que el amor no entiende de distancias, ni de personalidades… Estar lejos y querer. Nada tiene que ver una cosa con la otra.
    Dudar, preguntarse si tiene sentido lo que se hace, tener miedo, es normal. Pasa en la vida nómada y pasa en la vida sedentaria, es condición del ser humano… y solo tú sabes como se siente la Claudia que viaja y la Claudia que se queda, y quedarse o seguir no tienen que ser viajes solo de ida. Siempre hay posibilidad de vuelta, cuando lo necesites, cuando lo sientas… y es tan bonito tener además el apoyo de los tuyos!
    Muchas fuerza para los momentos dificiles, porque lejos son mas duros aun, y mas fuerza aún para seguir construyendo tu vida como te apetezca.
    Un abrazo !!

    Le gusta a 1 persona

Veeeeenga, coméntame, ¡que me hace ilusión!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s